sábado, 18 de julio de 2015

¡YO NO, YO NO, NI YO!



¡YO NO, YO NO, NI YO!


En una vieja granja viven un pato llamado Gato, un gato llamado Pato, un pavo llamado Gallina. y una gallina llamada Dorita son sus dos pequeños pollitos llamados Doritos .

Una calurosa mañana de verano estaban el pato llamado Gato, el gato llamado Pato, el pavo llamado Gallina y Dorita y sus Doritos sentados tratando de resguardarse del sol bajo la sombra de un  joven limonero.

-          ¡Uff que calor! –decía el pato llamado Gato–

-          ¡si, uff y recontra uff! ¡que súper calor! –decía el gato llamado Pato–

-          ¡si, si, uff, uff y requetecontra uff! ¡que súper mega calorón! –decía el pavo llamado Gallina–

-          si, hace demasiado calor –decía Dorita– deberíamos hacer algo para refrescarnos.

-          ¡Yo no! –dijo el pato llamado Gato–

-          ¡Yo no! –dijo el gato llamado Pato–

-          ¡Ni yo! –dijo el pavo llamado Gallina–

-          ¡Hay que hacer nieve de limón! – gritaron emocionados  los pollitos Doritos–

-          ¡Si! –cacareó entusiasmada Dorita– ¿Quién quiere ayudarme a recoger los limones?

-          ¡Yo no! –dijo el pato llamado Gato–

-          ¡Yo no! –dijo el gato llamado Pato–

-          ¡Ni yo! –dijo el pavo llamado Gallina–

Entonces Dorita y sus Doritos fueron por una escalera para recoger los limones más grandes y jugosos, los lavaron, los secaron, los cortaron por la mitad y como eran muchos limones la gallinita Dorita preguntó :

-          ¿Quién quiere ayudarme a exprimir los limones?

-          ¡Yo no! –dijo el pato llamado Gato–

-          ¡Yo no! –dijo el gato llamado Pato–

-          ¡Ni yo! –dijo el pavo llamado Gallina–

Y la gallinita Dorita y sus Doritos se pusieron a exprimir los limones en un gran tazón de cristal, luego al jugo le añadieron miel de abeja y lo mezclaron muy bien. Cuando el jugo estuvo listo la gallinita Dorita preguntó :

-          ¿Quién quiere ayudarme a traer el hielo?

-          ¡Yo no! –dijo el pato llamado Gato–

-          ¡Yo no! –dijo el gato llamado Pato–

-          ¡Ni yo! –dijo el pavo llamado Gallina–

Una vez más Dorita sólo con la ayuda de sus pollitos Doritos cruzó la granja hasta el pueblo y trajeron paso a pasito dos cubetas con mucho hielo, una cubeta la vertieron en el jugo y la otra en una tinaja de metal a la que le añadieron un saquito de sal y sobre esto pusieron el tazón con el jugo de limón, y como había que girar y girar el tazón hasta que el jugo se fuera convirtiendo en nieve, la gallinita Dorita preguntó :

-          ¿Quién quiere ayudarme a girar el tazón para hacer la nieve?

-          ¡Yo no! –dijo el pato llamado Gato–

-          ¡Yo no! –dijo el gato llamado Pato–

-          ¡Ni yo! –dijo el pavo llamado Gallina–

Otra vez los pollitos Doritos y Dorita fueron los únicos que comenzaron a trabajar girando el tazón una y otra vez, gira que gira sin dejar de girar, y pasado un buen rato por fin el jugo se comenzó a espesar y a cristalizar formando la deliciosa nieve de limón, cuando estuvo lista, Dorita trajo unos conos de galleta y puso en ellos tres bolas de nieve y preguntó :

-          ¿Quién quiere comer un barquillo de nieve de limón?

-          ¡Yo sí! –dijo el pato llamado Gato–

-          ¡yo sí! –dijo el gato llamado Pato–

-          ¡Y yo! –dijo el pavo llamado Gallina–

-          ¡Para ti no pato llamado Gato! –dijo enérgica la gallinita Dorita–  ¡para ti tampoco gato llamado Pato! ¡ni para ti pavo llamado Gallina! ¡Esta rica y refrescante nieve es solo para los que trabajamos para hacerla!

Y la gallinita Dorita y sus pollitos Doritos se sentaron a comer barquillos de nieve mientras contemplaban un bello atardecer.

Elizabeth Segoviano © copyright 2015 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario