viernes, 28 de mayo de 2010

NO PERTENEZCO A ESTA TIERRA


Autor: Elizabeth Segoviano
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS SEP-INDAUTOR registro público 03-2011-101711562800-14



¡No pertenezco a esta Tierra!
Mi madre me ha dado un par de alas que nadie puede detener.
Tengo mil preguntas que aquí nadie puede responder.
Mis sueños vienen de las estrellas, y a las estrellas he de ascender.

Yo hablo con ángeles, delfines, palomas y mariposas.
El cielo es mi mapa, y la Luna mi fiel compañera.
No tengo grandes riquezas, pero poseo un corazón gigantesco donde cabe el mundo entero, y cada gatito callejero.

He visto colores que nadie más puede imaginar, porque mi alma fue forjada en un sol muy distante, oculto, sin igual.
Sé que todos piensan que soy diferente porque no actúo como los demás.
Soy espontáneo, original ... quizá no muy popular, pero no me faltan sonrisas para regalar.

Yo vuelo con mis sueños, sueños ascendentes que me llevan por doquier ...
Océanos, montañas, ciudades, planetas ¡tú nómbralo y yo llegaré!
Y si el camino no existe ¡yo lo abriré!
Porque yo, ¡yo no pertenezco a esta Tierra!
Mi madre me ha dado un par de alas que nadie puede detener.
¡Mis sueños vienen de las estrellas, y a las estrellas he de ascender!

viernes, 7 de mayo de 2010

COLIBRÌ



COLIBRÍ
Autor: Elizabeth Segoviano
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS SEP-INDAUTOR registro público 03-2011-101711562800-14

celebrando a todas las mamàs :) felicidades en su dìa

A la sombra de una bugambilia se encontraba jugueteando un tornasolado colibrí, cuando una enorme nube se acercó y le dijo: colibrí, colibrí ¿qué haces tan solito ahí? Ven conmigo y te convertiré en nube y verás que bonito es el mundo recorrer.
- Pero mi madre me espera en casa y yo quiero a lado suyo el mundo ver, dime nube viajera ¿acaso me puedes prometer que siendo yo una nube mi madre será montaña y en su nevada punta descansaré?
- No, no puedo tal cosa prometer.
- Entonces gracias y buena suerte en tu camino.

El viento que todo lo escuchó se acercó y dijo: colibrí, colibrí ¿qué haces tan solito ahí? Yo puedo hacerte brisa y jugaremos noche y día, no tendremos reglas ni castigos ¡libres seremos!
- Pero si me voy contigo ¿puedes prometer que cada noche vendré a casa a dormir entre las cálidas alas de mamá?
- No, eso no te lo puedo prometer.
- Entonces gracias y buena suerte en tu camino.

Volando volando llegó el colibrí a la orilla de una playa y vio una juguetona ola aparecer y desaparecer, pero al fin se acercó y dijo: “colibrí, colibrí ¿qué haces tan solito ahí? “
¿No quieres conmigo ser una ola y juntos surcar los océanos, pelear con piratas, buscar tesoros, bailar con delfines y cantar con sirenas?
- Si me voy contigo ¿puedes prometer que al final del día cuando me sienta cansado o asustado mi madre será una hermosa playa y me cobijará en sus arenas?
- No, no lo puedo prometer.
- Entonces gracias y buena suerte en tu camino.
Volando volando regresó a casa el colibrí y su madre le dijo: “colibrí, colibrí ¿por qué llegas tan tarde a mí?
- Hoy una nube, el viento y una ola me invitaron a partir, me hablaron de viajes, juegos y aventuras; pero con ellos no quise ir porque tendría que partir sin ti.
- Colibrí, colibrí, mi pequeño colibrí, sé que un día habrás de partir, pero puedo prometer que a tu lado siempre estaré.
Seré el viento bajo el cual vueles, seré el frondoso árbol en el cual de la noche te resguardes, y cuando mucho me extrañes recuerda que seré el sol que te abrace desde el alba hasta el ocaso; y por la noche, si miedo sintieras, seré luz de luna que calme tus sueños.
Colibrí, colibrí, mi pequeño colibrí de ver el mundo nunca debes sentir temor, porque yo estaré en derredor; y si un día quisieras a mí volver y el camino no pudieras encontrar sólo deberás escuchar en tu interior, porque seré el ritmo de tu corazón, ahí por siempre juntos vamos a estar, y ése será nuestro eterno hogar.


DE LA TIERRA A LA LUNA


DE LA TIERRA A LA LUNA
Autor: Elizabeth Segoviano
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS SEP-INDAUTOR registro público 03-2011-101711562800-14

Realmente no se puede explicar.
Tampoco se puede detener.
Y no todos lo pueden comprender ...
Es un secreto entre dos.
Un secreto a voces, oculto y no.
Recorre los rincones de la selva.
Se funde en el calor de los desiertos.
Se pierde en los picos de las montañas.
Se aferra a las olas y en ellas viaja.
Se convierte en luz e ilumina las ventanas ...
Es el amor, el amor puro, completo, inmenso,
Honesto e infinito de todas las mamás que
Ante los ojos de sus pequeños son ángeles
Y hadas, musas y magas.
Se le puede ver por doquier;
Se siente en la mirada de la leona y su cachorro,
Se desliza en las lágrimas de las tortugas desovando
en las playas.
Inunda el alma al ver a la ballena entonar su sencillo canto cuando nace su pequeño gran ballenato.
Está presente cada noche junto a nuestras camas cuando mamá nos arropa, y nos susurra sueños dulces, y nos besa muy suave para ahuyentar cualquier cosa que nos pueda asustar.
Es este amor que como un sol lo toca todo, que va de aquí para allá, y la Tierra, ¡TODA! ¡no le basta!
Es este amor que se va al cielo, entre las nubes, y se va de la Tierra a la Luna, y de la Luna hacia las estrellas para hacerlas brillar, las convierte en supernovas, en la luz más pura que vence toda oscuridad ... que llega hasta el fin del universo y aún más lejos, y regresa esquivando los agujeros negros, cambia las constelaciones, empuja los cometas y regresa a la Tierra una vez más para hacerla girar.
Es este amor que no se puede medir, de la Tierra a la Luna, de la Luna hacia el mar, de un corazón a otro y sigue sin parar.

sábado, 1 de mayo de 2010

QUIERO MONTARME EN UNA ESTRELLA


Autor: Elizabeth Segoviano
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS SEP-INDAUTOR registro público 03-2011-1017-11562800-14



Quiero montarme en una estrella, domarla y cabalgar junto a salvajes cometas, llegar a donde sé que sólo yo puedo ir y ver lo que nadie más podrá.


Quiero montarme en una estrella y darle la vuelta a este mundo y a mil más, recorrer la azul inmensidad y tomar por sorpresa a astronautas y alienígenas por igual.


Quiero hacerme amigo de todas las constelaciones para que me cuenten todos sus secretos y canciones ¡ya imagino a mi fugaz estrella volando cual zaeta iluminando con su fulgor cada rincón del universo, dándole brillo a cada nube y un beso a cada flor!


Quiero montarme en una estrella y luego domarlas a todas para darle una a todo aquel que sea como yo, valiente, sediento de aventuras, lleno de deseos de ver aquello que los demás afirman como inexistente.


Quiero regalarle a toda la gente triste un puñito de polvo estelar para que puedan volver a soñar.


Quiero montarme en una estrella, domarla y cabalgar en ella hasta donde todos dicen que no se puede, y más allá, hasta llegar a ese lugar en donde nacen los sueños y donde sé que se hacen realidad.

Un poco tarde, pero FELIZ DÍA DEL NIÑO :) XOXO Elizabeth Segoviano (aspirante a escritora)