sábado, 2 de noviembre de 2019

EL MISTERIOSO CASO DEL CINE EMBRUJADO capítulo 3

EL MISTERIOSO CASO DEL CINE EMBRUJADO
CAPÍTULO 3
¿MAGIA O CIENCIA?

Autora: Elizabeth Segoviano TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS




Alondra Foxter llevó el auto a través de las calles más alejadas del centro de ciudad Emit. Miraba el retrovisor constantemente para asegurarse que el joven del smoking no fuera tras ella. En cuanto encontró una casa que parecía abandonada desde hacía tiempo bajó del auto, se quitó el broche que sujetaba su cabello y forzó la cerradura de la puerta, ésta no tardó en abrirse por lo que la detective pudo abrir la cochera y ocultar su auto y pasar desapercibida, al menos hasta que pensara como podía resolver este misterio.
La casa llena de polvo y muebles cubiertos por sábanas parecía el escenario perfecto para estar llena de fantasmas, otra vez esa palabra que asustaba a la detective... no porque le temiera a ellos, sino porque implicaba que las personas habían fallecido, y pensar en que su querida amiga hubiera perdido la vida le daba miedo, le daba miedo y la llenaba de dolor porque no quería despedirse de ella.
-Piensa Alondra -se decía susurrando la detective- ¿Qué es lo que sabes de los fantasmas? ¡Aplica el método científico Foxster! ... veamos, la ciencia dice que los fantasmas no existen, y que la explicación más lógica siempre es la más obvia ¿qué sabes de esta situación Foxster? 
1- El tipo del smoking llevó a la gente a la sala del cine.
2-No sé lo que hizo ahí.
3-Los que salieron del cine no eran humanos, eran dopplegängers.
4-¿Qué significa dopplegänger Foxster? Significa un doble exacto de tu persona, o un fantasma.
5-Si estas apariciones fueran en verdad fantasmas ¿acaso no actuarían como fantasmas, es decir, con algún tipo de emoción? He escuchado que los fantasmas pueden ser vengativos, violentos o protectores, incluso cariñosos o traviesos, pero estas apariciones no hacen abosolutamente nada, no reaccionan, se sienten ... falsos, casi como hologramas ... ¡HOLOGRAMAS!
6-En la comisaría las últimas llamadas de emergencia se referían a problemas con el suministro de electricidad, una ciudad pequeña como esta no debería tener ese tipo de variaciones en el sistema eléctrico, a menos que una o varias maquinarias o aparatos de gran magnitud funcionaran al mismo tiempo, como por ejemplo, un aparato que produjera hologramas, uno que estuviera encendido las veinticuatro horas.
7-El tipo del smoking quiso raptarme para que no pidiera ayuda.
8-¡ESTO NO ES MAGIA, ES CIENCIA!

Al Foxter tomó su celular para llamar refuerzos de ciudad Moona, pero la señal estaba bloqueada, esto era otra indicación de que todo era culpa del tipo del smoking, era él quien quería impedir toda comunicación con el exterior, pero esto no suponía ningún problema para Alondra Foxter, su título en ingeniería de sistemas y robótica junto con ciertas habilidades de hacker que tuvo en su adolescencia eran de temer. 
Nuestra inteligente y feroz detective tomó su computadora portátil, abriendo programas de su propio diseño logró intervenir la señal que bloqueaba la suya, sus dedos volaban por el teclado, escribiendo códigos y evadiendo firewalls de alta seguridad, al cabo de unos veinte minutos pudo abrir la señal, así por fin llamó refuerzos de ciudad Moona y también médicos, porque ahora tenía la firme convicción de que la gente no estaba muerta, y tampoco lo estaba su amiga. Una sonrisa de satisfacción iluminó el rostro de Alondra.
Al estaba disfrutando su pequeña victoria cuando Kickster comenzó a engrifarse y enseñarle los colmillos a algo o alguien que Alondra no podía ver. El gato se tensó, sus pupilas se contrajeron, sus garras bien afiladas se prepararon para atacar y se lanzó al aire con bravura y ferocidad. Contra toda lógica, el gato parecía haber atrapado a alguien y le mordía una y otra vez, Alondra tomó una escoba que estaba botada en el piso y también se lanzó a atacar a la presencia invisible pero fue ella quien salió disparada por los aires y después el gato, a quien logró atrapar para que no se lastimara. En ese momento escuchó una voz en la habitación: ¡Ayúdale! -decía aquella presencia- ¡él está atrapado y los demás también! 
Alondra comenzó a sentir unas manos heladas sobre su rostro y Kickster sin pensarlo dos veces tiró un zarpazo, en cuanto lo hizo, la congelada sensación desapareció. La detective abrazó a su gato y le dio un besito en la cabeza, Kickster comenzó a ronronear,  Alondra entonces notó que su gato llevaba en el collar una medalla que le habían regalado la navidad pasada, era una triqueta celta, un símbolo de protección.
-¿Eso era un verdadero fantasma Kickster? -susurró la detective abrazando fuerte al gato- Al respiró profundo, buscó su teléfono y marcó un número.

-¿Hola? -se escuchaba del otro lado de la línea-
-Peribelle Vandalay, necesito tu ayuda.
-¡Al Foxter!- decía sorprendida Peribelle- ¿qué necesitas?
-¿Qué sabes acerca de los fantasmas?

CONTINUARÁ...

capítulo 1 acá

capítulo 2 acá


jueves, 31 de octubre de 2019

EL MISTERIOSO CASO DEL CINE EMBRUJADO capítulo 2

EL MISTERIOSO CASO DEL CINE EMBRUJADO
CAPÍTULO 2
UNA AMENAZA

AUTORA: Elizabeth Segoviano TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS



Alondra Foxter no podía salir de su horror. Junto con kickster comenzó a recorrer las calles, entrando en las distintas tiendas, incluso tocando en las casas, esperando encontrar gente y no dopplegängers, pero no tuvo suerte, en cada calle no había una sola persona, solo estos espíritus errantes, sin emociones. Tan solo recorrían la ciudad en silencio y calma.
La detective regresó a su auto y se dirigió a toda velocidad a la comisaría, quizá ahí podría encontrar respuestas.


El estrepitoso sonido de un motor en medio del silencio llamó la inmediata atención del jóven del smoking, que enfurecido, golpeó las persianas de su oficina, no podía permitirle a una sola persona salir de ciudad Emit, o que alguien descubriera lo que había hecho, si esto se sabía, sería el fin. El fin de todo no era una opción. El joven del smoking tomó su mochila, bajó al callejón, se montó en una vieja bicicleta rosa y se dispuso a perseguir a la detective. Tendría que pedalear a todo lo que le dieran las piernas, pero así no haría mucho ruido y tomaría por sorpresa a quienquiera que estuviera entrometiéndose en su plan.

Al Foxter exploraba la comisaría llena de oficiales doplegängers, revisó los archivos y registros de las últimas llamadas de ayuda, pero éstos tan solo mostraban que ciudad Emit era un lugar tranquilo y pacífico. La última llamada de emergencia había sido de un problema con los transformadores de energía. Pero eso había sido hacía un par de semanas, si algo grave hubiera sucedido, la señorita Blizter lo habría notado, no hubiera quedado tranquila pidiéndole un día de descanso.  Alondra no comprendía que estaba pasando ¿qué es lo que en verdad había sucedido para que una ciudad entera estuviera poblada solo de fantasmas? ¿Fantasmas? ¿En serio todos habían muerto?
Una punzada de angustia y dolor se clavó en lo profundo del corazón de Alondra, las lágrimas estaban por desbordarse y arrasar con su maquillaje y la esperanza de volver a ver a su amiga de tantos años. En ese desesperado momento, Kickster su amado gato, fue quien le devolvió la cordura, frotando su nariz contra la de ella y juntando sus frentes. Alondra lo cargó y notó que traía una envoltura de caramelos pegada a una patita. Nuestra detective sonrió y recordó cuanto le gustaban esos dulces a la golosa señorita Blizter.
La detective respiró profundo, se sentó frente a los monitores que transmitían la señal de las cámaras de seguridad en toda ciudad Emit y comenzó a rastrear los pasos de su amiga. En efecto, ella había llegado a las seis de la tarde a la confitería SAINT MARMALADE & HOLLY COCO, pero nunca entró en ella, eso explicaba porqué en el auto no había caramelos ni envolturas. En cambio observó a su amiga aceptar la invitación de un joven enfundado en un smoking para comprar un boleto de cine. Alondra adelantó la grabación hasta dos horas después, cuando una multitud de dopplegängers sale de la función, entre ellos su querida asistente, pero también salió minutos después el misterioso chico del smoking invitando a más gente al cine, y cada vez sucedía la misma cosa, entraba gente, salían fantasmas. Al foxter se disponía a ir en busca de ese tipo macabro, pero unas fuertes manos enguantadas la sujetaron por detrás intentando poner un pañuelo con alguna substancia apestosa sobre su boca. El tipo habría tenido éxito sino fuera por dos detalles inesperados, uno, Alondra Foxter era cinturón negro en Jiu Jitsu, Muai Tai y gran admiradora de las rudas y letales damas de la MMA* y Kickster, el tierno gatito esponjado, famoso instragramer y locura de las redes sociales, podía ser tanto o más letal que un perro policía bien entrenado. Al le aplicó al tipo una llave digna de ser presenciada en cualquier octágono de lucha y lo sometió quitándole de un golpe el sucio pañuelo botándolo al otro lado de la comisaría, mientras Kicster usaba sus bien afiladas garras y colmillos en el rostro del misterioso tipo ¡casi lo tenían! Alondra estaba por sacar sus esposas para apresarlo e interrogarlo, pero el tipo logró presionar un diminuto botón en el corbatín de su traje con la barbilla y una gran cantidad de humo verdoso comenzó a invadirlo todo, Alondra optó por tomar a su gato y salir lo más rápido posible para subir a su auto y buscar un lugar alejado y seguro para pensar. 

En la comisaría el joven del smoking intentaba recuperarse del feroz ataque de esa mujer y su endemoniado gato ¿porqué estaban ahí? ¿de dónde venían y qué rayos querían? Tenía que pensar rápido para acabar con esa maldita amenaza, no podía darse el lujo de que una loca chica amante de gatos arruinara todo, no ahora, no después de tanto esfuerzo. Si no lograba atrapar a esa desquiciada entonces tendría que recurrir a un método más drástico y permanente. Él no quería hacerlo, pero estaba quedándose sin opciones, era él o ella.
CONTINUARÁ ... 

*MMA siglas en Inglés de Mixed Martial Arts, Artes Marciales Mixtas

capítulo 1 aquí
https://sognareprofundere.blogspot.com/2019/10/el-misterioso-caso-del-cine-embrujado.html



EL MISTERIOSO CASO DEL CINE EMBRUJADO capítulo 1

EL MISTERIOSO CASO DEL CINE EMBRUJADO
CAPÍTULO 1
DOPPLEGÄNGERS
Autora: Elizabeth Segoviano TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS




*Dopplegänger es una vocablo del alemán que significa doble andante y se usa para referirse  a un gemelo fantasma.


La señorita Blizter había manejado durante cuatro horas a través de un tránsito de locos. El camino se tornaba solitario mientras la noche iba  apoderándose del día. Pero ella sabía que el largo viaje de ciudad Moona a ciudad Emit valía la pena, pues era famosa por sus deliciosas confiterías, y que mejor pretexto que el día de brujas para reabastecerse de bombones y dulces.   
Al llegar a ciudad Emit el viento se impregnó de chocolate, especias,manzanas, caramelo y sidra. Las decoraciones de colorido papel y las grandes calabazas talladas en cada pórtico hacían que todas las calles lucieran como una postal.
La boca ya se le hacía agua a la señorita Blizter, que con ansias bajó del auto y poniendo en marcha sus vertiginosos tacones de aguja se enfiló a la SAINT MARMALADE & HOLLY COCO. La confitería más grande y concurrida de toda ciudad Emit, cuando un joven enfundado en un  impecable  esmoking  le entregó un volante en que se leían los títulos a proyectarse en el festival de terror del antiguo cine MO CHUISLE . La verdad era que si había algo que le gustara tanto a la señorita Blizter como los caramelos, eran las películas de terror. Se mordió el labio, cosa que hacía cuando estaba calculando algo, esta vez calculaba el tiempo que le tomaría regresar a casa después de la película, pero el hipnotizante olor de las palomitas recién hechas pudo con ella y redirigió sus tacones hacia el cine.
El boleto sólo le costó una fracción de lo que cobran los cines modernos y a cambio recibió un antifaz, y una bolsita de caramelos, la señorita Blizter se compró una cubeta de palomitas y un refresco de manda-uva, sabor que solo se encontraba en esa ciudad, y sin más, se dispuso a disfrutar de la función.
Los asientos eran muy cómodos, de las esquinas salía una música de piano muy agradable para amenizar la espera, al cabo de unos minutos una voz fuerte y clara anunció: "BIENVENIDOS AL CINE MO CHUISLE, PARA MEJORAR SU DIVERSIÓN NO SE PERMITE ENTRAR O SALIR DEL CINE UNA VEZ INICIADA LA PELÍCULA, POR FAVOR APAGUEN SUS DISPOSITIVOS MÓVILES, RECLÍNENSE, RELÁJENSE Y DISFRUTEN LA DOBLE FUNCIÓN DE ESTA NOCHE, HOY PRESENTAMOS EL FANTASMA DE LA ÓPERA Y DRÁCULA, GRACIAS POR SU ATENCIÓN".
-¿Función doble? -pensó un poco preocupada la señorita Blizter, así que tomó su celular y mandó un mensaje a su jefa - 
- Al ¿podría tomarme medio día mañana? -la respuesta no tardó nada-
-Seguro, tómate el día completo, la verdad lo mereces, pero no olvides traerme caramelos.
La señorita Blizter respondió con un emoji de unicornio guiñando un ojito y apagó el celular.
Hacia el final de la primer película comenzó a esparcirse un gas imperceptible, provenía de las bocinas y la gente se fue quedando dormida, ni siquiera los gritos de los protagonistas en la pantalla con sonido envolvente los podían despertar. Desde la cabina de proyección, el joven del smoking detuvo la película, encendió las tenues luces de la sala, bajó contemplando a todos dormir tranquilos, se metió detrás de la pantalla, descubrió una inmensa máquina, en ella pulsó una complicada secuencia de claves, jalaba pesadas palancas, lucecillas se encendían por doquier, chispas salían volando. Segundos después todos los espectadores desaparecieron dejando la sala vacía. Una sonrisa arrogante y macabra iluminó el rostro del joven del smoking mientras regresaba a la sala de proyección. Acto seguido tomó su computadora portátil, pulsó otro montón de códigos y un resplandor verde azulado llenó la sala, al apagarse, ésta se encontraba llena de nuevo, solo que ya no eran las mismas personas, eran apariciones, dobles exactos de toda la gente, dobles sin luz en la mirada, sin sonrisas, emociones, ni voz, ellos comenzaron a salir del cine.
Acto seguido, el chico del smoking se arregló el saco y el corbatín, tomó más volantes, salió a la calle y se dispuso a invitar más gente a la función de las ocho. Repitió la misma operación cada hora hasta que el reloj de la plaza anunció la medianoche.
Dos días después, a cuatro mil kilómetros de ciudad Emit, Al Foxter y Kickster el gato se encontraban sumergidos en llamadas, papeleos y citas. Al se tomó un minuto y llamó a su invaluable asistente, la señorita Blizter, pero el celular iba directo a buzón de voz, ni twits, estados de facebook, o fotos de instagram, ni nada de nada desde hacía dos días, tampoco respondía el teléfono de su casa, Al sabía que su asistente y amiga no faltaría al trabajo sin avisarle, entonces tecleó en su computadora y activó el código de rastreó del auto de su amiga.
El GPS indicaba que su auto seguía en ciudad Emit, así que le puso su arnés a kickster y disculpándose con sus clientes salió en busca de la señorita Blizter.
El camino parecía infinito, pero Al Foxter lo recorrió en menos de cuatro horas, de inmediato vio el auto de su amiga estacionado frente a la confitería SAINT MARMALADE & HOLLY COCO, pero ella no estaba ahí, kickster se puso a olisquear y corrió al cine, que en esos momentos se encontraba cerrado y con sus garritas rascaba la puerta y maullaba.
Al Foxter abrazó al gato y tocó las puertas del cine, no hubo respuesta. Miró a su alrededor y notó a muchas personas caminando tranquilas por la plaza, se dirigió hacia ellas,  intentó preguntarles quién atendía el cine, pero nadie le prestaba atención, parecían no verla. ¿Acaso la estaban ignorando? De repente el gato se alejó de la detective y corrió al otro lado de la plaza, ahí se encontraba la señorita Blizter, Al le hizo señas, gritó su nombre, pero ella parecía no reconocerla. El gato quiso saltar a sus brazos, pero éste cayó al suelo sorprendido ¿cómo es esto posible?-gritó la detective- su querida amiga era translúcida y podía atravesarla con las manos ¿acaso era un fantasma?
¡Son Dopplegängers! -gritó horrorizada Alondra Foxter- pero si esas eran apariciones ¿qué había pasado con la señorita Blizter?



lunes, 18 de marzo de 2019

EL CIRRO Y SU NO SÉ QUÉ


Autor: Elizabeth Segoviano 
también puedes escuchar este cuento en la APP AUDACIA AUDIOLIBROS


              Esta hermosa ilustración es regalo del artista español JESÚS MARÍA GARCÍA (búho) y       pueden ver su trabajo acá

Allá en lo alto, pero bien alto; en el techo del mundo, se encontraba el viento hilando grandes cantidades de nubes, las había de todas formas y tamaños y cada una estaba destinada a  hacer una tarea en específico, la niebla debía sobrevolar a ras del suelo para humedecer ligeramente las plantas, los cúmulos, que son nubes más esponjosas y blancas viajaban por todo el mundo, acompañando  a los aviones, adornando las cimas de las montañas, luego seguían los cumulonimbos, que eran muy vanidosas porque podían crear rayos y truenos que cimbraban la tierra y también proveían de lluvia el mundo entero manteniendo así la vida .
Sin embargo, el viento ya llevaba tantas horas sentado hila que hila que comenzó a quedarse dormido y así nació un trocito; bueno ,mejor dicho un jirón de nube que al despertar notó que no era como todas las demás nubes, ella no podía humedecer las plantas y era tan pero tan ligerita que comenzaba a volar alto y más alto que cualquier cima de montaña.
Con cuidado se acercó a sus hermanas nubes y les preguntó :
-          ¿Y yo qué soy?-pero su vocecita era igual de suave que ella y nadie le hacía caso, así que abrazándose a sus hermanas cumulonimbos gritó con todas sus fuerzas una vez más ¿¡Y yo qué soy!?
-          Tú-respondió echando rayos y truenos una de ellas-¡eres nada! Ni a nube llegas.
-          ¡Pero yo tengo que ser una nube!-gritó angustiada la nubecita- a mí también me ha hecho nuestro padre el viento, debo ser una nube.
-          Si eres una nube, entonces deberías poder hacer nevar, o llover, sacar relámpagos o ya de perdida debías poder dar siquiera un poco de sombra, dime ¿puedes hacer algo de eso?
La nubecita se concentró con todas sus fuerzas deseando poder llover, mas al escuchar la estrepitosa risa de sus hermanas abrió los ojos y se dio cuenta de que en vez de llover lo único que había logrado era flotar tan pero tan alto que por poco y se sale del planeta.
    -¿lo ves?-gruñeron sus hermanas-no eres más que un remedo de nube- y mientras se alejaban con sus burlas la nubecita se quedó en el techo del mundo solita, desconsolada y triste- .
Entonces el viento que acababa de despertar le preguntó :¿Porqué estás triste hijita?
-          Porque no soy nada .
-          ¿Cómo que no eres nada? ¿quién ha dicho semejante tontería?
-          Mis hermanas nubes .
-          ¡Ah! Pero ellas se equivocan, tú eres una nueva clase de nube
-          ¿De verdad?
-          ¡Pero claro!
-          ¿Y cómo me llamo?
-          Tú te llamas Cirro .
-          ¿Cirro? Suena bonito ... y... ¿qué hace un Cirro?
-          Un Cirro ... –decía el viento acariciando suavemente a la nubecita- ¡un Cirro  como tú puede hacer cualquier cosa!
-          ¿Cualquier cosa?- pensaba el Cirro- pero ¡yo quise llover y no pude!
-          ¿Llover?-preguntó incrédulo el viento- llover es bueno, pero es algo ordinario ¿no crees? Casi todas las nubes llueven ¿es eso lo que realmente quieres?
-          Entonces, si no lluevo ¿qué hago?
-          ¡LO QUE TÚ QUIERAS!
-          ¿Y eso cómo se hace?
-          ¡Ah! ¡pues muy sencillo! ¡Busca!
-          ¿Buscar qué?
-          ¡Ah!-suspiraba tiernamente el viento- ¡Mi Cirro bonito! Busca un no sé qué que qué se yo que te haga feliz.
-          ¿Un cómo de qué?
-          ¡Vuela mi pequeño Cirro! ¡Vuela, busca, descubre!
-          ¿Y si no sé cómo? ¿Y si no lo encuentro?
-          ¡Lo harás! ¡vuela Cirro, vuela! ¡Que volando se llega a donde el destino espera!
Entonces, el viento con un gran beso impulsó a nuestro Cirro y así, aquel día comenzó su viaje .
-          Uy sí-decía remilgosamente el Cirro- qué fácil, busca un no sé qué que no sé de a como ¿ y eso cómo se hace? ¿con qué se come? ¿cómo se ve un no sé qué? ¡Ay sí vuela, busca! ... ¿buscar qué? ¡bah! ¡Yo creo que todo esto no es más que una chacota!
-          ¿Qué es chacota?-decía un ave que escuchaba muy atentamente el monólogo del Cirro-
-          ¿Y tú qué eres? -preguntó sorprendido el Cirro-
-          Yo soy una gaviota ¿tú eres una nube?
-          Sí .
-          No eres como las demás nubes .
-          Lo sé .
-          ¡Eres muy bonita!
-          ¿Bonita?
-          ¡Claro! Las otras nubes son inmensas y no me dejan ver a donde voy, además a veces, cuando vuelo muy cerca de ellas mis plumas les hacen cosquillas y se ríen tan pero tan fuerte que empiezan a lloverme encima y hasta rayos dejan caer ¡eso me asusta! En cambio tú como eres chiquita no me estorbas ni me asustas ¿qué clase de nube eres?
-          Soy un Cirro .
-          ¡Oh! Pues mucho gusto Cirro ... ¿qué es chacota?
-          ¿Chacota?
-          Lo decías hace un momento.
-          ¡Ah! Chacota es ... una burla
-          ¿Burla de qué?
-          Una burla buscar .
-          ¿Buscar qué?
-          ¡Pues no sé! ¡Ése es el problema!
-          ¡Újule Julita! Pues eso si está bien extraño, yo también busco ¿sabes?
-          ¿Y qué buscas?
-          ¡El mar! ¿quieres venir? A lo mejor allí encuentras lo que buscas.
-          ¡Bueno!
Volando por aquí y por allá dando vueltas a diestra y siniestra por fin el Cirro y la gaviota divisaron vasta cantidad de azul y cristalina agua, la brisa era salada, el sol brillaba en todo su esplendor y plateada arena se extendía como suave alfombra dándoles la bienvenida.
-          ¡Es hermoso!-exclamaba el Cirro-
-          ¡Sí!-respondía la gaviota- ahora no queda más que divertirnos, seguir los barcos, pescar, volar a la punta de los riscos, descansar en la playa, nadar ¡buscar aventuras!
Entonces algo fuera de lo común sucedió, el Cirro notó que su amiga gaviota estaba más que feliz, un brillo en sus negros ojitos hacía que todo resplandeciera aún más, respiraba más hondo y más rápido, su sonrisa se agigantaba con cada segundo; fue así que el Cirro comprendió lo que era un “no sé qué que qué sé yo” y también notó que aquello de las aventuras en altamar no era lo suyo, así que le dio un tierno abrazo a su amiga gaviota y se despidió no sin antes agradecerle por mostrarle lo que debía buscar, a lo que la gaviota respondió : “¡vuela Cirro, vuela que sólo volando se llega a donde el destino espera!”.
Y así, volvió a emprender su viaje el Cirro, ésta vez observando con más cautela el mundo que le rodeaba, no fuera a ser que por andar en las nubes su “no sé qué que qué se yo” le pasara de largo .
Sin embargo el concentrarse en tan exhaustiva misión le era sumamente difícil al pequeño Cirro, porque por alguna razón que desconocía, de repente sus ojitos se le cerraban y comenzaba a imaginar toda clase de aventuras y fantasías en las que, por supuesto, era el principal protagonista, y a veces ni siquiera necesitaba cerrar los ojos, pues en segundos ya se encontraba viajando por sus tierras de ensueño, fue así, en una de sus tantas “escapadas” que se sumergió de lleno en su mundo y descuidando el rumbo que llevaba se dejó ir alto y cada vez más alto, hasta que traspasó la atmósfera, la estratósfera y todas las tósferas que se topó en el camino, y siguió flota que flota a la deriva, hasta que repentinamente sintió que se atoraba con algo y abrió los ojitos de par en par y al hacerlo notó que se había enganchado en una estrella .
-          ¿Acaso tú eres una nube?-preguntó extrañada la estrella-
-          S... s... s... sí s... s... soy ...
-          ¿No se te estará escapando el aire? ¿o sí?
-          N... n... n... no es... que es... estoy as... asus... asustada.
-          No temas, yo te guiaré de regreso a casa, pero, dime, a todo esto ¿qué andas haciendo por estos lares? Las nubes no deben andar por acá.
-          Estaba buscando mi “no sé qué que qué sé yo” .
-          ¡Ah! ¡eso es sumamente importante!
-          ¡¿Cómo?! ¡¿tú sabes del “no sé qué que qué se yo”?!
-          ¡Pero claro! En especial siendo estrella, debemos estar bien seguras de nuestro no sé qué que qué sé yo, porque si no lo tuviéramos no podríamos hacer nuestro trabajo ... de hecho, pequeño Cirro ,porque ¿eres un cirro verdad?
-          ¿Cómo lo sabes?
-          Se te nota, tienes carita de Cirro, te decía, que nadie absolutamente nadie debe ir por la vida sin su “no sé qué que qué sé yo”, es ése algo que nos impulsa a recorrer nuevos caminos ,a vencer miedos; es como un motorcito que nos hace despertar felices todas las mañanas, es una chispa que nos mantiene tibios ¡es el motivo por el cual uno piensa que la vida es hermosa!
-          ¡WOW!-Gritaba emocionado el Cirro- ¿Y CÓMO LO ENCUENTRO? ¡DIME, DIME, DIME!
-          ¡Ah! pequeño Cirro-decía cándidamente la estrella- ¡volando Cirro! ¡que volando...
-          ¡Se llega a donde el destino espera!-interrumpió impaciente el Cirro- Sí ya sé, todos me dicen eso ,pero ¡mira! ¡mira ya todo lo que he volado! Y no he encontrado nada ... creo que yo no tengo el “no sé qué que sé yo” ...
-          Claro que lo tienes ,pero debes ser paciente, anda, quita ésa carita triste ¡y recuerda mantener la mirada siempre bien alta, hacia el horizonte, hacia arriba, al infinito! Ven, te llevaré de regreso a casa ¡sujétate bien porque iremos a toda máquina!
Al principio el Cirro estaba algo asustado, así que se abrazó con todas sus fuerzas a la estrella y cerró los ojos, pero de a poquito el miedo desapareció y se decidió a ver lo que ocurría, entonces notó que sobrevolaban hermosos bosques, altas montañas, y océanos y todas las criaturas que allí habitaban parecían tener su “no sé qué que sé yo”, porque vivían felices gozando de los paisajes,  el viento, la lluvia y de estar con sus familias .
Sin embargo cuando sobrevolaron por grandes ciudades el Cirrro notó que la mayoría de las personas estaban tristes, enojadas, siempre con la mirada fija en el piso y nunca sonreían.
-          ¿Estrella?-interrogó preocupado el Cirro- ¿porqué los humanos no están felices como los animalitos? Ellos también son libres para correr por donde quieran, ellos también pueden ver hermosos paisajes y crear cosas espectaculares ... ¿Porqué no tienen su “no sé qué que  qué sé yo”?
-          ¡Ah mi pequeño Cirro! Los humanos son muy especiales, ellos necesitan inspiración, necesitan que su imaginación sea alimentada todo el tiempo, y eso no es cosa fácil, a veces nosotras las estrellas bajamos cerquita de ellos para darles polvos estelares, y brillo a sus miradas, pero están tan encerrados en sus mundos grises que ni siquiera nos ven.
Fue en ése instante en que nuestro Cirro sintió aquella chispa de la que le había hablado la estrella, ése calorcito que le hacía sentir más vivo que nunca y cerró los ojos y se concentró fuerte y más fuerte hasta que comenzó a llover sobre la ciudad, sólo que su lluvia no era la lluvia común y corriente que conocemos ¡no! ¡El Cirro llovía sueños! Chiquitos ,grandes, bonitos brillantes de todas formas y colores y caían suavemente sobre las ciudades empapando a todos de un “no sé qué que qué se yo” que comenzó a iluminar a todo mundo haciendo no sólo que la vida fuera más hermosa, sino que gracias a su lluvia la gente se animaba a esforzarse mucho para ver ésos sueños hechos realidad.
Y desde lo alto, pero bien alto, en el techo del mundo, se escuchaba decir al Cirro “¡VUELEN, VUELEN QUE SOLO VOLANDO SE LLEGA A DONDE EL DESTINO ESPERA!”.





















                                                                                 

lunes, 21 de enero de 2019

EL ÚLTIMO GRAN DRAGÓN


“No hacer honor a la vejez es demoler la casa en la que hemos de dormir por la noche”.

Alphonse Karr


Autora: Elizabeth Segoviano

Antaño habitaban en los imponentes templos que dominaban las ciudades, y toda la gente acudía a ellos por consejo, pero con el paso del tiempo los fueron olvidando porque ya no eran “fashion” ya no estaban “in” eran cosa del pasado, y lentamente se fueron convirtiendo en un montón de cuentos ... en mitos ... en rumores... apenas en un susurro.   Sin embargo seguían allí, entre las nubes, por detrás de la luna, en los secretos recovecos de las montañas, esquivando relámpagos, y ocultos en las profundidades de los bosques, seguían vigilando atentos los milenarios dragones, quienes se habían dispersado por todo el mundo para seguir su labor de cuidar y evitar toda clase de injusticias; porque los dragones, lejos de ser pavorosos monstruos, son seres sensibles, inteligentes, sabios, poderosos y sumamente mágicos, cuya naturaleza es la de proteger a todo y todos los que se encuentren a su alrededor.

 

    Ocurrió así que un día estaba el gran dragón Tung-Jen Lung paseando invisible a  los ojos de todos por un bosque de bambú, cuando de repente vio a un par de jóvenes en bicicleta gritarle a un ancianito que acarreaba una enorme pila de leños.

“¡Eh! ¡Tú! ¡Pedazo de dinosaurio, a ver si te vas quitando del camino, que no tenemos tu tiempo!”

Sin embargo el ancianito no podía escuchar bien y al no hacerse a un lado los jóvenes lo empujaron tirando su leña al río. Él, adolorido por la caída sólo se limitó a llorar en silencio viendo como el agua se llevaba el trabajo de toda una mañana. Al ver esto el dragón Tung-Jen Lung se deslizó rápidamente por el bosque recogiendo más madera, la apiló junto al anciano, y convirtiéndose en una ráfaga de viento le ayudó a incorporarse, el viejecito bien sabía quién le estaba ayudando, pues recordaba las antiguas leyendas que le habían contado de pequeño sus abuelos, así que le agradeció con una reverencia al gran dragón y siguió su camino.

 

    Entonces Tung –Jen Lung decidió seguir a los irrespetuosos chicos que habían maltratado al viejecito y se sorprendió enormemente al llegar a la moderna ciudad plagada de altísimos edificios cubiertos de cambiantes luces que opacaban por completo el cielo estrellado y presenció cómo los jóvenes agredían, maltrataban y se burlaban de toda la gente mayor, ya fueran sus profesores, sus vecinos, sus propios abuelos e incluso completos extraños. Los chistes crueles, los gritos, empujones y groserías estaban a la orden del día, aquella situación molestó profundamente al gran dragón, porque en antiguos tiempos a la gente mayor se le respetaba, se le tomaba en cuenta, se le consultaba y se le apreciaba por su conocimiento y experencia; Tung Jen Lung no comprendía en que momento la gente que había criado y educado a aquellos jóvenes se había vuelto obsoleta, no entendía el porqué de la falta de respeto y sensibilidad de parte de los chicos y otros no tan chicos; así que el gran dragón decidió tomar el asunto en sus manos y enseñarle a toda ésa gente una lección importante.

Ésa misma noche Tung-Jeng Lung se convirtió en una suave neblina que cubrió toda la ciudad y lanzó un poderoso hechizo que dice así:  “para cultivar hay que plantar, para comprender hay que sentir, para sentir hay que vivir, para aprender hay que crecer y hoy todos van a envejecer”.

 

    A la mañana siguiente, cuando el sol despertó a todos, se dieron cuenta de que ya no eran tan rápidos, fuertes y jóvenes como hasta la noche anterior lo habían sido; les costaba mucho esfuerzo hacer sus actividades cotidianas, se dieron cuenta de que necesitaban ayuda, y nadie les hacía caso, era como si de un momento a otro se hubieran vuelto invisibles; los visitantes de otras ciudades los ignoraban, se mofaban y los insultaban, no importaba cuantas veces ellos intentaran explicarles lo que había sucedido, los jóvenes se limitaban a decir: “si, si abuelo, mejor váyase a dormir la siesta”.

Los habitantes de la ciudad se sentían frustrados, desesperados, nadie quería ayudarlos, ni si quiera oírlos, fue entonces cuando se hizo presente el gran dragón Tung-Jen Lung, el último que custodiaba aquellas tierras, y posándose sobre los rascacielos dijo: yo también soy viejo, pero no por ello menos poderoso o menos sabio... igual que los ancianitos que ustedes tan infamemente maltrataron.

He sido yo quien los ha hechizado y no volverán a la normalidad hasta que me demuestren que han aprendido su lección.

La vida no es sencilla, es la experiencia la que nos ayuda a seguir adelante y ustedes están aquí, desdeñando toda la experiencia de estas personas que son tan valiosas como cada uno de ustedes ... algún día mis queridos jóvenes, se despertarán y verán en el espejo que su cabello se ha hecho gris y querrán entonces ser respetados, escuchados y valorados, algún día necesitaran de una mano amiga que les brinde cuidado y ayuda, siembren ahora despecho, ignorancia y groserías, y de soledad, amargura y tristeza será la cosecha de sus últimos días”.

Así, todos los habitantes se miraron avergonzados, ¡cuánta razón tenía el milenario dragón! Largo tiempo le habían dado la espalda a su propio pasado, a sus raíces... a aquellos que con tanto cariño los habían educado, no, no era correcto comportarse así.

Tung-Jen Lung por fin vio el arrepentimiento en sus ojos y regresó a todos a la normalidad, sabiendo que ahora las cosas serían diferentes porque los jóvenes habían aprendido la lección en su propia piel, y porque el último gran dragón Tung-Jen Lung seguiría siendo el atento guardián contra toda injusticia.