sábado, 26 de noviembre de 2011

¿QUÉ CÓMO ME LLAMO?


Este cuento pertenece a la antología de www.encuentos.com por los derechos de los niños

¿QUÉ CÓMO ME LLAMO?

copyright ©2011

Autora: Elizabeth Segoviano

Todo había comenzado cuando mi familia y yo nos mudamos a otro país. Las cosas eran algo extrañas para mí, una nueva casa, una nueva y enorme ciudad, nuevas personas, nuevos lugares … y por si eso fuera poco era mi primer día de escuela, a mis relucientes cinco años estaba por descubrir de qué se trataba eso de estar en un salón de clase con un profesor y niños de mi edad. Eso era emocionante … ¡pero también me daban nervios!

Aquella mañana el autobús escolar sonó la bocina y mi abuelo me acompañó hasta la puerta para ayudarme a subir y lo ví diciéndome adiós por la ventanilla.

De inmediato los demás niños en el autobús comenzaron a mirarme de pies a cabeza, a susurrar y reírse, pero de repente una voz dulce me llamó.

- Hola ¿eres el nuevo?

- … eso creo …

- yo me llamo Ally ¿tú cómo te llamas?

- ¡cállate!

- ¿porqué quieres que me calle? ¡eres grosero! Ya no me caes bien.

- Pero …

- ¡Ya no me hables niño grosero!

Yo no entendía porque esa niña se había molestado tanto conmigo … aunque probablemente había sido mi culpa, de seguro yo había dicho o hecho algo malo, porque mi abuelo siempre dice que hago todo mal.

Cuando llegamos a la escuela nos formaron en el patio para decirnos a qué salón de clase iríamos y otro niño me dirigió la palabra.

- ¡Hola! Creo que vamos a estar en el mismo salón, tenemos a la maestra Lety, ella es muy buena, siempre nos cuenta cuentos, te va a caer bien, yo me llamo Benjamín ¿y tú cómo te llamas?

- ¡Quítate! … no ¡Cállate!

- ¿Qué te pasa? ¡grosero! ¿acaso estás loco?

- Pero … es que yo …

- ¡Ya no me hables! ¡grosero!

Una vez más no podía entender lo que estaba haciendo mal, pero debía ser algo muy malo porque esos niños estaban muy enojados … todo era igual que en mi casa, mis abuelos también se la vivían molestos conmigo … y tampoco entiendo porqué.

Mi maestra nos guió a nuestro salón de clase, nos sentamos en círculo y dijo que debíamos hablar de nosotros y nuestras familias, de donde veníamos, quienes éramos, y lo que nos gustaba hacer. Yo escuchaba muy atento a mis compañeros, lo que decían era interesante, algunos habían ido de vacaciones a inmensos parques de juegos o la playa, otros hablaban con mucho orgullo de sus hermanos y hermanas o del trabajo que hacían sus padres; pero mientras más se acercaba mi turno de hablar me sentía más y más nervioso, comenzó a dolerme la barriga y las manos se me pusieron frías y pegajosas, entonces la maestra se dirigió a mi y me preguntó como me llamaba.

- ¿Qué cómo me llamo? … este … lo que pasa es que … si le digo mi nombre se va a enojar conmigo maestra

- ¿Enojarme yo? ¿sólo por saber tu nombre? ¡claro que no! ¡Anda no seas tímido! Aquí todos estamos para aprender unos de otros ¿cómo te llamas?

- ¿Qué cómo me llamo? … pues … pues me llamo ¡cállate, quítate, estorbas, salte, tonto, grosero!

- ¿Dices que te llamas cállate, quítate, estorbas, tonto, grosero?

- Pues … si … eso creo

- Pero pequeño, ese no es un nombre

- ¡Claro que sí! Mis abuelos siempre me dicen así, y hoy dos niños de esta escuela me repitieron que yo era grosero así que también es parte de mi nombre … o eso creo.

- Estoy segura de que tus padres te han dado un lindo nombre.

- No lo sé … tal vez mi nombre se quedó en el país en donde antes viví.

- ¿Y de dónde eres?

- … pues … de otro país

- si, pero ¿de dónde?

- No sé

- No te preocupes pequeño.

El tono dulce y amable de mi maestra me tranquilizó y mis compañeros que antes me habían llamado grosero se disculparon conmigo, pues ellos no sabían que yo pensaba que ¡cállate, quítate, estorbas, tonto, grosero! era mi nombre, aquel día aprendí muchas cosas, pero la más importante es que aprendí que yo tenía derecho de tener un nombre y una nacionalidad, que no estaba bien que me dijeran palabras ofensivas y que yo no era como una hojita de árbol perdida que no pertenece a ningún lugar.

Cuando llegué a casa mis abuelos me preguntaron que tal me había ido, y yo les conté todo lo que me había pasado.

- Hijito –decía mi abuelo– lamento mucho el que no te hayamos tratado bien, somos chapados a la antigua, pero eso no es excusa para haberte dicho todas esas cosas, eres muy pequeño y los grandes debemos proteger a los pequeños, no sólo porque es lo correcto, sino porque es tu derecho, de ahora en adelante te prometo que todo va a ser diferente.

- Entonces … ¿cómo me llamo?

- Ah tu te llamas …

A la mañana siguiente lo primero que hice al subir al autobús escolar fue gritarle a todo pulmón a mis amigos que mi nombre era Samuel, que tenía cinco años era un niño, me gustaba jugar fútbol y dibujar y era Mexicano.


jueves, 24 de noviembre de 2011

VER MÁS ALLÁ














Este cuento pertenece a la antología de www.encuentos.com por los derechos de los niños

VER MÁS ALLÁ

Autora: Elizabeth Segoviano

Copyright ©2011

El cielo no es el límite, hay algo más allá de las nubes …

Lo sabes, aunque no lo puedas

ver.

Al llegar a un horizonte se puede vislumbrar uno nuevo …

Lo sabes, aunque tus pies aún no lo hayan caminado.

Las olas del mar que hoy recorren doradas arenas mañana bañarán inmensas masas de hielo …

Lo sabes, aunque no estés ahí para verlo.

Y yo soy como el cielo, como el horizonte y las olas del mar.

No me definas por lo que creo, ni por como me veo.

Pues yo, al igual que tú, soy mucho más.

Sólo tienes que ver más allá …

Ve más allá de mi color de piel, pues este no significa nada, tan sólo es un color.

Ve más allá de mi sexo, pues ser niña o niño es parte de quien soy, pero no es todo lo que puedo ser.

Soy miles de horizontes abiertos

Soy infinito universo poblado de brillantes estrellas

Soy poderoso océano que abraza a la tierra …

Lo sabes, aunque no me conozcas bien

Lo sabes porque tú y yo somos iguales, porque provenimos de antiguos polvos estelares.

Lo sabes y lo sé, porque es nuestro derecho ser así de diferentes y ser iguales a la vez.

Porque mi alma y la tuya no se pueden etiquetar por color, creencia, sexo, etnia o nacionalidad, es nuestro derecho ser respetados, no ser ignorados ni discriminados.

El alma puede ver más allá y encontrar aquello que vale de verdad, y si ves más allá, encontrarás mi sonrisa, que como la tuya, brilla igual que la luna nueva sobre el cielo nocturno de cualquier ciudad.


jueves, 10 de noviembre de 2011

ENTREVISTAS CON ÁNGELES PRESENTA A: LIANA CASTELLO


Hoy Sognare Profundere se viste de lujo, de manteles largos, de alfombra roja, y de fanfarrias para recibir a un verdadero ángel en toda la extensión de la palabra, un excelente ser humano,mejor amiga y magnífica escritora, así pues le damos la bienvenida a Liana Castello, escritora Argentina, autora Laureada, tenaz directora del sitio encuentos.com y columnista de la revista online San Pablo.


-¿De pequeña te leían cuentos?
La verdad no, éramos muchos hermanos y no había tiempo, pero cuando pude, empecé a leer yo solita.
-¿Cual fue el primer libro que leíste tú solita?
Un libro que me quedó muy gravado es Dailan Kifky de María Elena Walsh, un gran escritora argentina.
-¿Qué lectura te marcó en tu niñez y juventud?
Amo las novelas históricas y todo lo que tiene un dejo de realidad. Un libro que me impresionó, ya de adulta es el Código Da Vinci, me parece muy rico en muchos matices.
-¿Cómo descubriste que querías convertirte en escritora?
Siempre amé escribir y de un modo u otro, siempre lo hice. Hace unos años y a través de un concurso que gané, pensé en que tal vez, alguien más que mi familia pudiese leer lo que yo escribía.
-¿En dónde y cómo te inspiras para escribir?
En cualquier lado. Todo puede inspirarme una historia, puede ser una frase, algo que veo, un sonido. Yo siempre digo que es como una pequeña
palmadita, la inspiración te llama a escribir en el momento menos pensado. Por eso, siempre tengo papel y lapicera en mi cartera, nunca se sabe cuando el hadita vendrá.
-¿Porqué te gusta escribir cuentos infantiles?
Porque creo que es una hermosa manera de transmitir cosas bellas a los niños, no lo veo de otro modo.
-¿Tienes una influencia especial de algún escritor?
No realmente.
-¿Qué significa para ti ser escritora?
Un sueño cumplido por un lado, por el otro, una hermosa manera de llegar a la gente. Al menos en la intención, un modo de vincularme con el ot
ro a través de la risa, la atención, la imaginación, en definitiva, el sentimiento.
-En tu opinión como madre y escritora ¿qué beneficios crees que se obtienen de leerle cuentos a los niños?
Primero considero que leer un cuento a un niño es un momento mágico, único, íntimo. Creo que ayuda a fortalecer el vínculo madre hijo, es una hermosa oportunidad para reír juntos, imaginar, emocionarse, todas buenas sensaciones.
-¿Qué cambios harías o qué agregarías a la enseñanza d
e la lectura en las escuelas?
Al menos en Argentina, no se le da el espacio que la lectura merece. Los niños leen pocos libros sugeridos y trabajados en el colegio. Sin dudas, haría que se agregue más lectura a la currícula escolar.
-¿Qué proyectos tienes en el tintero?
Todos los que se me ocurran. Seguir escribiendo, publicar mi soñado libro de cuentos, que EnCuentos.com sea el sitio más grande y visitado, trabajar para alguna revista de circulación masiva y eso sólo para empezar.
Recomiéndanos un libro para los peques y uno para los no tan peques.

Para adultos: El Código Da Vinci de Dan Brawn
Para niños: Cualquiera de María Elena Walsh
Inspíranos con una frase o lema tuyos
Te doy dos frases que si bien no son mías, me representan absolutamente:
LA ORGANIZACIÓN VENCE AL TIEMPO
INSISTIR ES LA ALTERNATIVA DE LOS FUERTES
SEGUNDA PARTE
¿Qué te entusiasma?
Muchas cosas, soy una persona entusiasta por naturaleza, amo escribir, cocinar, tomar café con amigos, decorar, hacer manualidad, y trabajar, sin dudas amo trabajar.
¿Qué te desanima?
EL silencio, la no respuesta de mucha gente, el sentir que muchos no se toman aunque más no sea cinco minutos a leer el trabajo de quienes no somos conocidos, pero que trabajamos duro.
¿Cual es tu palabra favorita?
Entusiasmo
¿Cual es la palabra que más detestas?
Odio
¿Qué sonido o ruido adoras escuchar?
El del teclado cuando escribo
¿Qué sonido o ruido detestas?
Cualquier sonido fuerte y agudo
¿Qué profesión aparte de la tuya te gustaría intentar?
Alguna que tenga que ver con el servicio al otro.
¿Qué profesión nunca te gustaría intentar?
Doctora
Si el cielo existe, ¿qué te gustaría que Dios te dijera cuando llegues a las puertas del paraíso?
“Hiciste bien las cosas, adelante ... te estaba esperando”
Amigos lectores, ella es Liana Castello y pueden encontrar sus hermosos cuentos infantiles en www.encuentos.com y leer sus reflexiones introspectivas, cuentos y más en sanpablo.com.ar
Para contactar con Liana pueden enviar un e-mail a castelloliana@gmail.com o lcastello@encuentos.com
por último les dejamos con este hermosos cuento en video titulado UN ANGEL SIN ALAS

lunes, 7 de noviembre de 2011

LA CANCIÓN DE LAS BALLENAS


LA CANCIÓN DE LAS BALLENAS


Autora: Elizabeth Segoviano
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS SEP-INDAUTOR registro público 101720112800-14

Dedicado con gran admiración para los valientes miembros de los sea shepherds”

Protégenos a todas, justo como lo hace el sol todo poderoso.

Cuídanos, igual que lo hacen la luna y las estrellas.

Libéranos, sólo queremos cantar nuestra canción al viento.

Habla por nosotras, porque no podemos hablar la lengua de los hombres, pero si tenemos voz, tenemos un mensaje ¡sólo escucha nuestra plegaria!

Pelea por nosotras, porque aunque somos fuertes no podemos derrotar a los barcos y sus arpones .

Ámanos, así como lo hace la tierra.

No te olvides de nosotras, porque somos parte de ti.

Somos uno bajo el mismo cielo, somos uno con el océano y las mareas … por favor no nos hagas ningún daño.

Por favor se nuestro refugio, se nuestro guardián.

Se nuestro hogar, se nuestro amigo, se nuestra libertad … y escucha nuestra canción viajar en el viento.

PUEDES CONOCER MÁS DE LA ORGANIZACIÓN CONSERVACIONISTA SHEA SHEPHERDS EN Facebook

http://www.facebook.com/seashepherdconservationsociety


jueves, 3 de noviembre de 2011

LA HUELGA DE LOS MONSTRUOS


LA HUELGA DE LOS MONSTRUOS

Autor: Elizabeth Segoviano TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS SEP-INDAUTOR registro público 101720112800-14

Algo estaba definitivamente mal … era evidente. En cientos de países alrededor del mundo se podía ver a chicos y grandes confeccionando o comprando terroríficos disfraces para celebrar el día de brujas y el día de muertos .

Horribles máscaras, pelucas, sangre falsa y asquerosas verrugas se vendían al por mayor, todo eran risas, alegría, caramelos, festejos y bromas … y esto había sido la gota que derramó el vaso, pues desde lo más profundo de la oscuridad, ocultos en las sombras todos los monstruos habidos y por haber observaban atentos aquellos festejos sintiéndose indignados, ridiculizados, humillados, mortificados, deprimidos, deshonrados, y, sobre todo, total y completamente ignorados.

Así que aquel día los monstruos tomaron la resolución de ponerse en huelga y no volver a provocar un solo susto hasta que se les reconociera su trabajo y fueran respetados.

Seguramente ustedes se preguntarán ¿qué tiene de malo que los monstruos dejen de asustar? Bueno, déjenme explicarles que todo, absolutamente todo, tiene un lado bueno y uno malo, positivo y negativo, oscuro y brillante, para que haya luz debe haber oscuridad y viceversa, es así como existe un balance en el universo … y cuándo éste se rompe, cosas terribles pueden suceder …

Entonces el día 30 de octubre el líder de la liga mundial de monstruos y espectros que es nada más y nada menos que un demonio llamado Belfegor (quien se dice es de los demonios más inteligentes) anunció en su perfil de facebook que todos, absolutamente todos los miembros de la liga mundial de monstruos debían reunirse para una asamblea urgente los días 1 y 2 de noviembre en Pátzcuaro estado de Michoacán en México ya que todos saben que la celebración del día de muertos más grande y espectacular se lleva acabo en esas latitudes. así que mientras los habitantes de Pátzcuaro se preparaban para las fiestas decorando los cementerios con vistosas ofrendas llenas de fresca y jugosa fruta, cientos de veladoras, coloridos mantelitos de papel picado, calaveras de azúcar y chocolate, aromático incienso que se esparcía llamando a los espíritus y largos caminos de pétalos de flor de cempazúchitl que le mostraba a los fieles difuntos cómo regresar a nuestro mundo por una noche, los monstruos aprovecharon para seguir a las almas que regresaban a visitar a sus familias y entrar al mundo de los vivos, así poco a poco llegaron a México monstruos de todas partes del mundo, desde Inglaterra llegaron el hombre lobo, el monstruo del lago Ness, el doctor Jeckyl y mister Hide, Frankenstain y un enorme grupo de distinguidas brujas, desde Transilvania encabezando la delegación vampírica llegó el conde Drácula muy bien acompañado de una docena de momias procedentes de Egipto que al ver a sus hermanas momias mexicanas de inmediato se sintieron como en casa; también desde España arribaron los nuberos y el señor del saco, de Estados Unidos el boogie man, las célebres brujas de Salem, la señorita Bloody Mary, desde México hicieron presencia la elegante catrina, la llorona, los nahuales, cheneques, y cientos de miles de fantasmas chocarreros, demonios y poltergeist de todo el mundo.

¡SE VEN SE SIENTEN LOS MONSTRUOS ESTÁN PRESENTES! –se escuchaba mientras Belfegor se dirigía al frente para hablar- ¡SE VEN, SE SIENTEN LOS MONSTRUOS ESTÁN PRESENTES!

- ¡Atención! –decía el líder Belfegor- estamos aquí reunidos en esta importante fecha para pedir … ¡no! Exigir el respeto y el trato justo que nos merecemos.

- ¡SI!- decían todos los monstruos al unísono ¡LOS MONSTRUOS UNIDOS JAMÁS SERÁN VENCIDOS! ¡LOS MONSTRUOS UNIDOS JAMÁS SERÁN VENCIDOS!

- ¡Calma compañeros! –decía la catrina- ahora hay que hacer nuestro pliego petitorio y ver que nuestras demandas sean cumplidas

- ¡Queremos nuevos vendajes! –gritaban las momias-

- ¡Y yo quiero que se me garantice carne fresca! Aullaba el hombre lobo!

- ¡TONTERÍAS! –interrumpió abruptamente el conde Drácula- ¡nada de eso es relevante! Lo que de verdad importa es que se nos reconozca el trabajo que hacemos, que nos respeten.

- ¡SI, SI ,SI! –vitoreaban todas las espantosas criaturas- ¡HUELGA! ¡HUELGA! ¡HUELGA!

así desde aquel momento, los monstruos dejaron de hacer su trabajo, no más sustos en ninguna parte del mundo … y aunque se podría pensar que eso es algo bueno, en realidad es todo lo contrario, pues cuando un niño o niña se porta muy pero muy mal sus padres o abuelos les dicen “si te no te portas bien vendrá el coco y te llevará” o el señor del saco o la llorona, y cuando un niño ha sido realmente malo, entonces los fantasmas y demonios se acercan a ellos en sus sueños y entre las sombras les propinan tremendos sustos para que se porten bien … pero sin monstruos corrigiendo a ese comportamiento, todos los niños alrededor del mundo estaban comportándose terriblemente.

Por doquier se veía a niños y niñas gritándole a sus abuelos si no les daban dulces, trepándose a las espaldas de sus padres como si fueran caballos, jalando el pelo de sus mamás para que los llevaran de paseo, molestaban a sus profesores, se molestaban entre sí, y no importaba que castigo o que amenazas recibieran, como no había monstruos que los asustaran y reprendieran simplemente seguían portándose mal.

Mientras tanto en la liga internacional de monstruos mataban el tiempo jugando cartas, pasaban el bote para recaudar dinero para su causa y poder comprar sándwiches y refrescos y para hacer más carteles que explicaran el porque de su descontento.

Ante tal escenario padres, y maestros convocaron a una reunión de emergencia con las huestes angelicales para llegar a una solución, y decidieron que esta vez los ángeles tomarían cartas en el asunto y serían ellos quienes asustaran a los niños malos, pero este plan fracasó terriblemente porque nadie le tiene miedo a un ángel, y los niños al ver a los querubines y arcángeles también les jugaban bromas pesadas, les quitaban las plumas de sus alitas, usaban sus aureolas como juguetes y simplemente no los respetaban. Por ello los arcángeles decidieron ir a donde los monstruos tenían su huelga y les pidieron que por favor regresaran a trabajar, que todos los padres de familia, profesores, ángeles y todo mundo se habían dado cuenta de que tan importante era el trabajo que llevaban a cabo, y que no volverían a faltarles el respeto o ignorarlos.

Entonces la liga internacional de monstruos hizo que todos los papás y mamás, abuelos, hermanos, tíos, profesores, niñeras, arcángeles, ángeles, querubines y santos firmaran un contrato, los monstruos regresarían a asustar, pero a cambio debían respetarlos, y tendrían vacaciones del 31 de octubre al 2 de noviembre, fechas en que la gente debería celebrar a los monstruos, y de paso entregarle nuevos vendajes a las momias, un gran trozo de carne fresca al hombre lobo y cajitas con dulces para todos los monstruos por un trabajo bien hecho, porque sin monstruos de verdad manteniendo el orden, los niños y las niñas se habían convertido en monstruos.

Es así que ahora por este motivo celebramos el día de brujas y el día de muertos … así que celebren con alegría pero con respeto por todos esos seres extraños que ayudan a mantener el orden en el universo.