jueves, 31 de octubre de 2019

EL MISTERIOSO CASO DEL CINE EMBRUJADO capítulo 2

EL MISTERIOSO CASO DEL CINE EMBRUJADO
CAPÍTULO 2
UNA AMENAZA

AUTORA: Elizabeth Segoviano TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS



Alondra Foxter no podía salir de su horror. Junto con kickster comenzó a recorrer las calles, entrando en las distintas tiendas, incluso tocando en las casas, esperando encontrar gente y no dopplegängers, pero no tuvo suerte, en cada calle no había una sola persona, solo estos espíritus errantes, sin emociones. Tan solo recorrían la ciudad en silencio y calma.
La detective regresó a su auto y se dirigió a toda velocidad a la comisaría, quizá ahí podría encontrar respuestas.


El estrepitoso sonido de un motor en medio del silencio llamó la inmediata atención del jóven del smoking, que enfurecido, golpeó las persianas de su oficina, no podía permitirle a una sola persona salir de ciudad Emit, o que alguien descubriera lo que había hecho, si esto se sabía, sería el fin. El fin de todo no era una opción. El joven del smoking tomó su mochila, bajó al callejón, se montó en una vieja bicicleta rosa y se dispuso a perseguir a la detective. Tendría que pedalear a todo lo que le dieran las piernas, pero así no haría mucho ruido y tomaría por sorpresa a quienquiera que estuviera entrometiéndose en su plan.

Al Foxter exploraba la comisaría llena de oficiales doplegängers, revisó los archivos y registros de las últimas llamadas de ayuda, pero éstos tan solo mostraban que ciudad Emit era un lugar tranquilo y pacífico. La última llamada de emergencia había sido de un problema con los transformadores de energía. Pero eso había sido hacía un par de semanas, si algo grave hubiera sucedido, la señorita Blizter lo habría notado, no hubiera quedado tranquila pidiéndole un día de descanso.  Alondra no comprendía que estaba pasando ¿qué es lo que en verdad había sucedido para que una ciudad entera estuviera poblada solo de fantasmas? ¿Fantasmas? ¿En serio todos habían muerto?
Una punzada de angustia y dolor se clavó en lo profundo del corazón de Alondra, las lágrimas estaban por desbordarse y arrasar con su maquillaje y la esperanza de volver a ver a su amiga de tantos años. En ese desesperado momento, Kickster su amado gato, fue quien le devolvió la cordura, frotando su nariz contra la de ella y juntando sus frentes. Alondra lo cargó y notó que traía una envoltura de caramelos pegada a una patita. Nuestra detective sonrió y recordó cuanto le gustaban esos dulces a la golosa señorita Blizter.
La detective respiró profundo, se sentó frente a los monitores que transmitían la señal de las cámaras de seguridad en toda ciudad Emit y comenzó a rastrear los pasos de su amiga. En efecto, ella había llegado a las seis de la tarde a la confitería SAINT MARMALADE & HOLLY COCO, pero nunca entró en ella, eso explicaba porqué en el auto no había caramelos ni envolturas. En cambio observó a su amiga aceptar la invitación de un joven enfundado en un smoking para comprar un boleto de cine. Alondra adelantó la grabación hasta dos horas después, cuando una multitud de dopplegängers sale de la función, entre ellos su querida asistente, pero también salió minutos después el misterioso chico del smoking invitando a más gente al cine, y cada vez sucedía la misma cosa, entraba gente, salían fantasmas. Al foxter se disponía a ir en busca de ese tipo macabro, pero unas fuertes manos enguantadas la sujetaron por detrás intentando poner un pañuelo con alguna substancia apestosa sobre su boca. El tipo habría tenido éxito sino fuera por dos detalles inesperados, uno, Alondra Foxter era cinturón negro en Jiu Jitsu, Muai Tai y gran admiradora de las rudas y letales damas de la MMA* y Kickster, el tierno gatito esponjado, famoso instragramer y locura de las redes sociales, podía ser tanto o más letal que un perro policía bien entrenado. Al le aplicó al tipo una llave digna de ser presenciada en cualquier octágono de lucha y lo sometió quitándole de un golpe el sucio pañuelo botándolo al otro lado de la comisaría, mientras Kicster usaba sus bien afiladas garras y colmillos en el rostro del misterioso tipo ¡casi lo tenían! Alondra estaba por sacar sus esposas para apresarlo e interrogarlo, pero el tipo logró presionar un diminuto botón en el corbatín de su traje con la barbilla y una gran cantidad de humo verdoso comenzó a invadirlo todo, Alondra optó por tomar a su gato y salir lo más rápido posible para subir a su auto y buscar un lugar alejado y seguro para pensar. 

En la comisaría el joven del smoking intentaba recuperarse del feroz ataque de esa mujer y su endemoniado gato ¿porqué estaban ahí? ¿de dónde venían y qué rayos querían? Tenía que pensar rápido para acabar con esa maldita amenaza, no podía darse el lujo de que una loca chica amante de gatos arruinara todo, no ahora, no después de tanto esfuerzo. Si no lograba atrapar a esa desquiciada entonces tendría que recurrir a un método más drástico y permanente. Él no quería hacerlo, pero estaba quedándose sin opciones, era él o ella.
CONTINUARÁ ... 

*MMA siglas en Inglés de Mixed Martial Arts, Artes Marciales Mixtas

capítulo 1 aquí
https://sognareprofundere.blogspot.com/2019/10/el-misterioso-caso-del-cine-embrujado.html



EL MISTERIOSO CASO DEL CINE EMBRUJADO capítulo 1

EL MISTERIOSO CASO DEL CINE EMBRUJADO
CAPÍTULO 1
DOPPLEGÄNGERS
Autora: Elizabeth Segoviano TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS




*Dopplegänger es una vocablo del alemán que significa doble andante y se usa para referirse  a un gemelo fantasma.


La señorita Blizter había manejado durante cuatro horas a través de un tránsito de locos. El camino se tornaba solitario mientras la noche iba  apoderándose del día. Pero ella sabía que el largo viaje de ciudad Moona a ciudad Emit valía la pena, pues era famosa por sus deliciosas confiterías, y que mejor pretexto que el día de brujas para reabastecerse de bombones y dulces.   
Al llegar a ciudad Emit el viento se impregnó de chocolate, especias,manzanas, caramelo y sidra. Las decoraciones de colorido papel y las grandes calabazas talladas en cada pórtico hacían que todas las calles lucieran como una postal.
La boca ya se le hacía agua a la señorita Blizter, que con ansias bajó del auto y poniendo en marcha sus vertiginosos tacones de aguja se enfiló a la SAINT MARMALADE & HOLLY COCO. La confitería más grande y concurrida de toda ciudad Emit, cuando un joven enfundado en un  impecable  esmoking  le entregó un volante en que se leían los títulos a proyectarse en el festival de terror del antiguo cine MO CHUISLE . La verdad era que si había algo que le gustara tanto a la señorita Blizter como los caramelos, eran las películas de terror. Se mordió el labio, cosa que hacía cuando estaba calculando algo, esta vez calculaba el tiempo que le tomaría regresar a casa después de la película, pero el hipnotizante olor de las palomitas recién hechas pudo con ella y redirigió sus tacones hacia el cine.
El boleto sólo le costó una fracción de lo que cobran los cines modernos y a cambio recibió un antifaz, y una bolsita de caramelos, la señorita Blizter se compró una cubeta de palomitas y un refresco de manda-uva, sabor que solo se encontraba en esa ciudad, y sin más, se dispuso a disfrutar de la función.
Los asientos eran muy cómodos, de las esquinas salía una música de piano muy agradable para amenizar la espera, al cabo de unos minutos una voz fuerte y clara anunció: "BIENVENIDOS AL CINE MO CHUISLE, PARA MEJORAR SU DIVERSIÓN NO SE PERMITE ENTRAR O SALIR DEL CINE UNA VEZ INICIADA LA PELÍCULA, POR FAVOR APAGUEN SUS DISPOSITIVOS MÓVILES, RECLÍNENSE, RELÁJENSE Y DISFRUTEN LA DOBLE FUNCIÓN DE ESTA NOCHE, HOY PRESENTAMOS EL FANTASMA DE LA ÓPERA Y DRÁCULA, GRACIAS POR SU ATENCIÓN".
-¿Función doble? -pensó un poco preocupada la señorita Blizter, así que tomó su celular y mandó un mensaje a su jefa - 
- Al ¿podría tomarme medio día mañana? -la respuesta no tardó nada-
-Seguro, tómate el día completo, la verdad lo mereces, pero no olvides traerme caramelos.
La señorita Blizter respondió con un emoji de unicornio guiñando un ojito y apagó el celular.
Hacia el final de la primer película comenzó a esparcirse un gas imperceptible, provenía de las bocinas y la gente se fue quedando dormida, ni siquiera los gritos de los protagonistas en la pantalla con sonido envolvente los podían despertar. Desde la cabina de proyección, el joven del smoking detuvo la película, encendió las tenues luces de la sala, bajó contemplando a todos dormir tranquilos, se metió detrás de la pantalla, descubrió una inmensa máquina, en ella pulsó una complicada secuencia de claves, jalaba pesadas palancas, lucecillas se encendían por doquier, chispas salían volando. Segundos después todos los espectadores desaparecieron dejando la sala vacía. Una sonrisa arrogante y macabra iluminó el rostro del joven del smoking mientras regresaba a la sala de proyección. Acto seguido tomó su computadora portátil, pulsó otro montón de códigos y un resplandor verde azulado llenó la sala, al apagarse, ésta se encontraba llena de nuevo, solo que ya no eran las mismas personas, eran apariciones, dobles exactos de toda la gente, dobles sin luz en la mirada, sin sonrisas, emociones, ni voz, ellos comenzaron a salir del cine.
Acto seguido, el chico del smoking se arregló el saco y el corbatín, tomó más volantes, salió a la calle y se dispuso a invitar más gente a la función de las ocho. Repitió la misma operación cada hora hasta que el reloj de la plaza anunció la medianoche.
Dos días después, a cuatro mil kilómetros de ciudad Emit, Al Foxter y Kickster el gato se encontraban sumergidos en llamadas, papeleos y citas. Al se tomó un minuto y llamó a su invaluable asistente, la señorita Blizter, pero el celular iba directo a buzón de voz, ni twits, estados de facebook, o fotos de instagram, ni nada de nada desde hacía dos días, tampoco respondía el teléfono de su casa, Al sabía que su asistente y amiga no faltaría al trabajo sin avisarle, entonces tecleó en su computadora y activó el código de rastreó del auto de su amiga.
El GPS indicaba que su auto seguía en ciudad Emit, así que le puso su arnés a kickster y disculpándose con sus clientes salió en busca de la señorita Blizter.
El camino parecía infinito, pero Al Foxter lo recorrió en menos de cuatro horas, de inmediato vio el auto de su amiga estacionado frente a la confitería SAINT MARMALADE & HOLLY COCO, pero ella no estaba ahí, kickster se puso a olisquear y corrió al cine, que en esos momentos se encontraba cerrado y con sus garritas rascaba la puerta y maullaba.
Al Foxter abrazó al gato y tocó las puertas del cine, no hubo respuesta. Miró a su alrededor y notó a muchas personas caminando tranquilas por la plaza, se dirigió hacia ellas,  intentó preguntarles quién atendía el cine, pero nadie le prestaba atención, parecían no verla. ¿Acaso la estaban ignorando? De repente el gato se alejó de la detective y corrió al otro lado de la plaza, ahí se encontraba la señorita Blizter, Al le hizo señas, gritó su nombre, pero ella parecía no reconocerla. El gato quiso saltar a sus brazos, pero éste cayó al suelo sorprendido ¿cómo es esto posible?-gritó la detective- su querida amiga era translúcida y podía atravesarla con las manos ¿acaso era un fantasma?
¡Son Dopplegängers! -gritó horrorizada Alondra Foxter- pero si esas eran apariciones ¿qué había pasado con la señorita Blizter?